28 octubre, 2005

La piedra en el estanque

Decía Joaquín Sabina en su última entrevista, concedida al País Semanal, hace unas semanas, que las personas que siguen apasionandose con los años, demuestran ser unos tontos que no han entendido nada. Bueno era algo así, algo parecido, al menos este es el mensaje con el que me quedé yo en ese momento.
Pues na, era una tonta, seguía apasionandome, metiéndome hasta el fondo en medio de guerras que me parecían injustas, dejándome la vida en defender ideas que me parecían tan obvias, tan lógicas, tan humanas...
Quiero tranquilizarme, pero no hay forma. Me sublevan los insultos que se lanzan los políticos, las descalificaciones, los "y tú mas", las peleas de patio de escuela, las mentiras, las suposiciones, los engaños a los que nos someten cada día...
Pero lo peor son las interpretaciones que oigo en los cafés, en los restaurantes, en la cola del super o en la del cine (Por cierto la última película que he visto este fin de semana ha sido la de Isabel Coixet-esperaba otra cosa- Ya contaré)
La gente se cree a pies juntillas, según sus intereses, la última parida soltada por el último político y además la adorna, la lleva a extremos insospechados, entra en la espiral del insulto y reduce todo a un mero "estos putos catalanes se creen los dueños del mundo" (frase escuchada ayer mismo mientras esperaba para entrar en el concierto de Tango Zero (magníficos)
Ahora se inicia una campaña desde el PP contra Cataluña. El Estatut ha sido uno de los detonantes pero la predisposición al odio (recuerdese la campaña contra el cava catalán las navidades pasadas, o los papeles del Archivo de Salamanca) estaba ya en los laboratorios desde hacía tiempo (¿ha habido algún tiempo, libre de este sentimiento anti-catalán?).
Incluso desde las filas del propio PSOE se fomenta la acritud y el confrontamiento...
Tengo buenos/as amigos/as catalanes. son gente seria, trabajadora, amable y con los que he compartido muchas cosas, muchos momentos, muchas reflexiones... No importa, están incluidos en el mismo saco "son catalanes, no te fies".
Me encanta ir a Cataluña. Nunca me he sentido una extraña. Admiro de ellos muchas cosas. Las bibliotecas por ejemplo son un modelo a seguir en muchos sentidos. Son vanguardistas, amantes de la cultura. Habrá de todo. No digo que no, pero mi experiencia ha sido muy positiva.
No conozco el Estatut. Y como yo, la mayoría de la gente, que habla como si se lo hubiera leído palabra por palabra. Como cuando el pescadero al que suelo comprar en el mercado me dijo, refiriendose a los documentos incautados durante la Guerra Civil, los del Archivo: "mientras que tengamos fuerza, de aqui no deberían llevarse ni uno solo de nuestros papeles". Pero Ricardo ¡ si ni siquiera sabías que había un Archivo en Salamanca con una Sección de Guerra Civil!!!!
Deberíamos tranquilizarnos, ser más objetivos, menos radicales, menos influenciables. Deberíamos sospechar que los políticos tienen intereses ocultos, la mayor parte de las veces muy simples, muy inmediatos y que además son tan listos que conocen bien el poder que ejercen sobre nosotros. "Lanza una piedra en un estanque y su efecto hará que en dicho estanque se produzcan enorme cambios, desde su superficie hasta las profundidades" decía el maestro Gianni Rodari.
No intervengo en la mayoría de las conversaciones que surgen estos días. No defiendo nada, no logro hacerme entender. No consigo apaciguar ánimos, ni transmitir serenidad y cordura.
Se han lanzado las piedras y todo se ha removido hasta extremos insospechados. Y lo que nos queda.

Etiquetas:

1 Comments:

At 5:17 p. m., Blogger Á.V. said...

Suscribo lo que dices, Isabel. Línea a línea.

 

Publicar un comentario

<< Home