25 febrero, 2013

Una preciosa historia de amor

En los años 70, Marina Abramovic, la artista yugoslava mantuvo una intensa historia de amor con el también artista alemán occidental Uwe Laysiepe, conocido como Ulay.


Se conocieron en 1976 y entre muchas cosas que tenían en común, estaba el hecho de que compartían el mismo día de cumpleaños, aunque con edades distintas. Esta mezcla alquímica se expresó en una serie de performances que realizaron desde entonces; entre las que se recuerdan: “Relación en Espacio” (1976), ”Relación en Movimiento”, “Breathing in/ Breathing out”: ambos artistas compartirían el aire de los pulmones a través de la boca hasta llegar el punto de perder literalmente el aliento y por último, y después de casi 10 años de relación odio-amorosa-artística, deciden separarse en un último gran acto ceremonial yendo hasta la Gran Muralla China, cada uno partiendo desde un extremo, Ulay desde el Desierto Gobi, Marina desde el Mar Amarillo, y tras caminar 2.500 kilómetros, encontrarse en el medio, para estrecharse las manos y decirse adiós.


23 años después, en 2010, cuando Marina ya era una artista consagrada, el MoMa de Nueva York dedicó una retrospectiva a su obra. Dentro de la misma, Marina compartía un minuto en silencio con cada extraño que se sentaba frente a ella. Ulay llegó sin que ella lo supiera, y esto fue lo que pasó.

Etiquetas: ,

1 Comments:

At 9:35 p. m., Anonymous Anónimo said...

ufffff, como he leído por ahí "los líquidos del amor y del odio llegaron a mezclarse en esta pareja"....; y lo que tú nos has puesto Isabel, es muy emotivo, y parece como una reconciliación....
Abrazo, R2

 

Publicar un comentario

<< Home