25 septiembre, 2008

El cuarteto de Alejandría. Mountolive

Los amantes no pueden encontrar nada que decirse uno a otro que no se haya dicho y callado mil veces. Los besos se inventaron para traducir en heridas estas nadas.

Etiquetas: ,

1 Comments:

At 12:46 a. m., Blogger Club de lectura de la Biblioteca Torrente Ballester said...

Sobre todo si los besos están vestidos con jirones de luna...
Qué gran descubrimiento "El cuarteto de Alejandría"!!, gracias por compartirlo Isabel, para mí todas y cada una de las palabras llevan algo de tí..gracias por elevarme un poquito hacia las estrellas en las noches de verano, de otoño....gracias, gracias...asomarse a tu ventana es estar más cerca de la luna y más lejos de la tierra para verla maravillada...

 

Publicar un comentario

<< Home