19 agosto, 2008

Y ahora...recordar

Las calles adoquinadas,
el olor del mar en el puerto,
la Loja del pescado,
la intensa luz cegadora,
los largos paseos por la arena al atardecer,
los aplausos de los asistentes, desde los acantilados,a la puesta de sol,
el mercado de los gitanos,
Alas dos Namorados en el Calzadao nascente de Quarteira,
la pequeña taberna de Olhao,
la ría de Tavira y el silencio de la mañana de un domingo saboreando un café y un País.
El Old Village de Vilamoura (la penosa invasión británica de la costa sur de Portugal)
Un nuevo libro de Alicia y la conversación con la librera que coleccionaba Principitos,
las lecturas en la siesta entornada,
el áspero vino alentejano y las aceitunas amargas,
las conversaciones hasta altas horas de la madrugada,
"El último lector" de Ricardo Piglia...
Las palabras, los silencios, y de nuevo las saudades de un país al que siempre deseo volver.
Regreso de las vacaciones

Etiquetas: ,

3 Comments:

At 6:03 p. m., Blogger Club de lectura said...

Por favor, traduce el poema para que pueda escuchar la música, pues pongo atención para entender el poema y ni entiendo el poema ni escucho la música.
Gracias / Amarilis

 
At 7:14 p. m., Blogger Isabel said...

Primero el texto en portugués...
Intenta entenderlo. Merece la pena hacer un esfuerzo con nuestra lengua-hermana...
Después, si aún no lo has entendido te lo pondré en castellano.

NAVIO DE ESPELHOS

O navio de espelhos
não navega, cavalga

Seu mar é a floresta
que lhe serve de nível

Ao crepúsculo espelha
sol e lua nos flancos

Por isso o tempo gosta
de deitar-se com ele

Os armadores não amam
A sua rota clara

(Vista do movimento
dir-se-ia que pára)

Quando chega à cidade
nenhum cais o abriga

O seu porão traz nada
nada leva à partida

Vozes e ar pesado
é tudo o que transporta

E no mastro espelhado
uma espécie de porta

Seus dez mil capitães
têm o mesmo rosto

A mesma cinta escura
o mesmo grau e posto

Quando um se revolta
há dez mil insurrectos

(Como os olhos da mosca
reflectem os objectos)

E quando um deles ala
o corpo sobre os mastros
e escruta o mar do fundo

Toda a nave cavalga
(como no espaço os astros)

Do princípio do mundo
até ao fim do mundo

Mário Cesariny
(1923)
(en: A Cidade Queimada, Assírio & Alvim, 2000)

 
At 8:24 p. m., Blogger lourdes said...

Una mezcla hipnótica la poesía de Cesariny con música de Rodrigo Leâo.
En esta tarde tomo un té blanco (Lipton)y leo al poeta portugués:
"quería de ti un país de bondad y de bruma
quería de ti el mar de una rosa de espuma".

Por la noche me iré a Alaska.
Y un día de estos me meteré en alguna biblioteca perdida.

 

Publicar un comentario

<< Home