21 febrero, 2006

De la Renga al haiku: del juego al fuego

Se nos pasaron en un santiamen.
Las 4 horas con Federico Martín Nebras más las horas de la noche anterior en las que, delante de una buena cena y un exquisito vino (de la Mancha para más señas), hablamos de libros, de escritores: Berger, Gopegui, Mateo Díez, Aparicio, Llamazares..., de la vida y de la muerte, de la literatura para jóvenes, de María Zambrano y las Misiones Pedagógicas, del asombroso descubrimiento relacionado con éstas en Navas del Madroño (Cáceres), etc etc...
Pues las del sábado no fueron menos. 20 personas, en torno a una mesa haciendo rengas, construyendo haikus. Del juego al fuego... de Juan Ramón Jiménez a Ramón Gómez de la Serna o a Masaoka Shiki .
Por unas horas nos metimos en un pequeño sótano de un hotel parisino junto con Octavio Paz, Edoardo Sanguineti, Charles Tomlinson y Jacques Roubaud. Y nos dejamos llevar por las palabras...los ojos entrecerrados. Nos dejamos arrullar por chimeneas y tejados, gatos sobre la luna, luna blanca, rosa, dorada, naranja... Nos trasladamos a campos cubiertos de árboles de flor blanca y amarga, por montañas triangulares, cónicas, circulares, azules, grises.... ¿Cómo es febrero?... repetía Federico... de que color, a qué huele, a qué sabe febrero? cómo son sus sueños, sus anhelos... cuál es el árbol de febrero, el pájaro de febrero...

"LLueve febrero
flores de almendra amarga
Sobre los pardos tejados
llueve viento
sobre montañas azules
llueve calma
La luna se esconde
tras los cristales
fría y naranja
LLueve febrero
gris."

"Flores de almendro
Sueños de transparencia
Y de recuerdos"


y de la mano de Juan Ramón Jiménez "inteligencia, dame el nombre exacto de las cosas"
haikus sobre el libro: (el libro está lleno de hojas o de ojos)

"Sueños de letras
Senderos de memoria
Son mis recuerdos"


"Hojas de oro
brisas de espuma
en soledad"

El haiku/la renga, se nos metieron en el corazón, nos permitieron soñar, alejarnos de realidades cotidianas, huir de la mediocridad de nuestras vidas, alejaron las pesadillas diarias... nos apeamos del mundo por un tiempo.
Fuimos otras/os durante, al menos 4 horas.
Tan fácil... tan difícil.

Etiquetas:

2 Comments:

At 9:38 a. m., Blogger Gatito viejo said...

Me hubiera gustado estar allí con vosotros, disfrutar de esas cuatro horas eternas, de ese paseo tan gratificante, tan cercano, a trravés de la literatura. En cierta medida he estado, lo he sentido a través de tus palabras, del sentimiento con el que lo transmites. Gracias. Saludos

 
At 10:18 a. m., Blogger Isabel said...

Estás invitada/o. Cuando quieras. aunque te aconsejo la primavera. ahora todo está blanco y frío.
Leo tu blog. Me gusta mucho leerlo. Tus recomendaciones y críticas son fantásticas. No hay mejor animación a la lectura, cada día lo tengo más claro, que escuchar a alguien hablando apasionadamente de un libro.
Gracias por tu generosidad.

 

Publicar un comentario

<< Home