20 enero, 2012

Epitafio

Esta semana nos han dejado, definitivamente, dos hombres relevantes de las letras españolas: el crítico literario y escritor, Miguel García-Posada y el también escritor Carlos Pujol.

De García-Posada y de Rafael Conte -también fallecido no hace mucho-, me gustaba leer todas las críticas que publicaban en el Suplemento de los sábados, Babelia, del diario El País. 
Siempre tuve la sensación de que ambos eran dos críticos inteligentes, cultos, claros en sus exposiciones y que no se"casaban" con nadie. Me gustaban sus críticas finas y certeras, a veces concisas y sin embargo tan condensadas y explícitas. Solía apuntar en una pequeña libreta negra que tengo siempre a mano, sus recomendaciones y, en cuanto podía, me acercaba a la librería a ojear sus sugerencias y a adquirir muchas de ellas.
Ahora tengo una cierta sensación de orfandad literaria, un cierto vértigo de haberme quedado sola para descubrir, entre tanta producción editorial, cosas que realmente merezcan la pena.


Carlos Pujol fue, durante 40 años la mano derecha de José Manuel Lara en Planeta. Un hombre coherente, discreto, de amplio conocimiento de la literatura española y europea, profesor de literatura francesa en la Universidad de Barcelona, crítico literario, cargado de una inmensa cultura, exigente consigo mismo y con lo que se traía entre manos. Fue también novelista tardío (leí hace poco su última novela: Los Fugitivos) y poeta poco reconocido con poemas qué, leídos con calma, dicen mucho más de lo que aparentan.



Su amigo, el escritor Pere Gimferrer, dice de él: "Tenía una gran finura moral e intelectual; no sobreactuaba nunca, y en la amistad fue infalible".

Sirvan estas palabras como epitafio para estos dos hombres, que compartieron una parte de nuestro camino y nos regalaron, generosamente, parte de lo que fueron.


Después de muchos años 
de tanta agitación,
querer y no querer,
la soledad de las palabras deja
como un frío de invierno.
Con esta compañía
mido mis lentos pasos por las calles
que siempre van a dar a la muralla.


Carlos Pujol


3 Comments:

At 1:09 a. m., Anonymous Anónimo said...

Admirable Isabel. Con dias de retraso y en la hermosa compañía de Vivaldi comparto la pérdida de Garcia Posada. Babelia estará ya siempre incompleta .
Escucharé tu opinión sobre lecturas. Eres su alumna muy aventajada.
Un saludo. Gabriela.

 
At 4:41 p. m., Blogger Isabel said...

Muchas gracias Gabriela. Resultan muy estimulante, para mi, tus comentarios siempre tan amables y cercanos. Me esforzaré por erradicar la pereza que a veces me invade y seguiré recomendando lecturas, músicas y miradas por si os sirven en algún momento.
Un abrazo

 
At 9:47 p. m., Anonymous Gabriela said...

Me consta que no es pereza . Quienes te conocen saben de tu grán generosidad para compartir y ayudar.
Será un lujo contar con tus recomendaciones.
Saludos cariñosos. Gabriela.

 

Publicar un comentario

<< Home