06 junio, 2011

VII Encuentro de Animadores a la lectura

Primer día
2 de junio de 2011, jueves

El bosque se llena de niños y niñas desde primera hora de la mañana. 
Expectantes, inquietos, curiosos, se dejan seducir por las historias que parecen crecer entre los árboles, emerger   del río, descolgarse de las nubes que juegan a aparecer y desaparecer entre las altas cumbres de los montes de Gredos.
Los contadores de historias despliegan alas de pájaro y colores de mariposa, los libros surgen entre las piedras, sobre las ramas, bajo las copas.
Amalia, Cecilio, Primigenius, Rodorín, Dos de las tres , Alberto, Federico, Raúl...
Hoy por la mañana, es el bosque para y de los niños.


La noche, sin embargo, trae a Lorca.


Segundo día
3 de junio de 2011, viernes

Hay 7 razones para descubrir un libro y tantas miradas como ojos que contemplen sus páginas. Hoy por la mañana, en el bosque de Riocantos, son dos miradas sobre 7 libros, 14 miradas, más las de las 40 personas que se sentaron a escuchar bajo los árboles.

Gustavo Puerta y Pepe Morán hablaban de:
El gran libro de los cuentos para niños de Franz Hohller, Patapuf y Filifer de André Maurois, El persa ese desconocido de El Persa, El secreto de Garmann, de Stian Hole, Allá lejos, más allá del río de Juri Korinetz, Helena o el mar de verano de Julián Ayesta, Emigrantes de Shaun Tan y El libro salvaje, de Juan Villoro

Por la tarde comenzó, el bosque, a llenarse de gente, Gente venida de distintos lugares más o menos cercanos, viejas y nuevas caras a la cita del bosque.
A la cita con las canciones inolvidables de la poeta argentina María Elena Walsh, interpretadas por Tres eran tres.
A la cita con el escritor zamorano Jesús Ferrero.
Y cuando, más tarde, cayó la noche sobre el bosque a una cita de campanas y cantos.
Señoras y señores con ustedes Llorenç Barber.


Tercer día
4 de junio de 2011, sábado

Emilio Pascual es el gran y eterno lector del Quijote. También es editor y escritor, poeta, crítico y autor de un libro fundamental para la adolescencia: Días de Reyes Magos.
Emilio habla, en estas tempranas horas matutinas, con el bosque aún con más sombras que luz de Mark Twain.

Hay tiempo también para escuchar cuentos, de la voz de Victor González, asistido por Samuel Alonso y Federico Martín. 
Leen cuentos de Víctor, asistentes y asistido, para encontrar remedio a algunos males del cuerpo y el espíritu. 

Tarde de premios y talleres, de intercambio de experiencias, de confidencias, de libros, de recomendaciones, de sugerencias, de búsqueda, de otra vez y otra vez y otra vez.

Noche de Huckleberry Finn en el teatro.


Cuarto día
5 de junio de 2011, domingo

El domingo por la mañana, el bosque, tiene siempre algo de nostalgia precipitada, de despedida anticipada, de adioses a largo plazo.

Tiene también la voz acariciadora y envolvente de Eliacer Cansino, acunando palabras e ideas, recitando, leyendo, contando, enseñando. 

Tiene también espacio para los cuerpos de Nesquens y Antígona.

Y, para decir adiós, "Cómo todo lo que nace", en versión libre y teatral de los Ultramarinos de Lucas con su espectáculo: ¿Cuándo? para niños y niñas muy pequeños/as y para personas de corazón grande.


Las despedidas son siempre tristes, sí, también entre los árboles. Pero regresamos a casa con las maletas llenas de deseos, de palabras, de canciones, de gestos, de cerezas, de libros y lecturas, de poemas y olores y sensaciones. Para poder seguir en el camino, para ser de nuevo uno, y otros, y más.

Etiquetas: ,

4 Comments:

At 8:19 p. m., Blogger lavelablanca said...

¡Qué bien, Isabel! Gente en las plazas y en los bosques.

Un abrazo.

 
At 9:25 a. m., Blogger Isabel said...

Un encuentro intenso, sí. Llevamos ya 7 años encontrándonos en esos bosques.
Un abrazo Ignacio

 
At 3:11 p. m., Blogger lavelablanca said...

Escucho cada día un relato, al igual que sucedieron.

Gracias por colgarlos, Isabel. Con ellos apenas se nota que, a veces, el sol se oscurece.

Un abrazo.

 
At 12:38 p. m., Blogger Isabel said...

Anímate, Ignacio, a venir un año a esos bosques. Estás invitado a participar de la magia que allí se vive. Es una isla paradisíaca, de sosiego, en medio de tanto barullo diario.

 

Publicar un comentario

<< Home