20 abril, 2010

Leyendo

La vida instrucciones de uso
Georges Perec
Ed. Anagrama


Un minucioso rompecabezas de personajes y estancias en un edificio parisino. Cada pieza del puzzle es un capítulo y lleva una indicación sobre sus inquilinos de hoy y de ayer, reconstruyendo los objetos, las acciones, los recuerdos, las sensaciones, la fantasmagoría, muy similar a una biblioteca o al menos a un esquema de clasificación decimal.
La vida instrucciones de uso fue considerada desde su aparición en 1978 como una obra maestra y se le concedió el prestigioso premio Médicis. Con los años su importancia no ha dejado de crecer. Así, esta obra maestra inclasificable -de la que se ha dicho que es un compendio tan enciclópedico como la Comedia de Dante o los Cuentos de Canterbury de Chaucer, y, por su ruptura con la tradición, tan estimulante como el Ulises de Joyce -fue galardonada como la mejor novela de la década 1975-1985 en la encuesta realizada por Le Monde en el Salon du Livre de 1985.

Las batallas en el desierto
José Emilio Pacheco
Ed. Tusquets


Todo parecía posible en México a finales de los años cuarenta, recuerda Carlos, narrador y protagonista de esta novela: el presidente inauguraba obras públicas a diario, avanzaba la industrialización, se incorporaban palabras inglesas y el mundo antiguo parecía quedarse atrás ante el impulso modernizador. Y a la salida de la escuela las diferencias se dirimían en las batallas de la pandilla en uno de los desiertos del barrio, donde jugaban a la guerra de Oriente Próximo. Ninguna experiencia, sin embargo, fue tan intensa para el niño que estaba a punto de convertirse en adolescente como el enamoramiento puro y arrebatado que vivió en cuanto conoció a la madre de su amigo Jim. La historia de esa iniciación amorosa, de su deseo imposible e incurable, que ahora reconstruye Carlos, es también la historia de la reacción de la sociedad adulta de aquellos años. Y en todos los comportamientos que acompañaron su primera adolescencia, el Carlos adulto descubre ahora las grietas y las fracturas de un mundo que encerraba en sí mismo
una descomposición anunciada.

4 Comments:

At 7:11 a. m., Anonymous Elías said...

Isabel: qué buen dúo nos traes hoy.
Muy diferentes entre sí, pero magníficos ambos.
Yo los leí hace mucho y desde entonces se convirtieron en autores de cabecera para mí.

Un beso.

 
At 10:20 a. m., Blogger Isabel said...

¡Qué bien coincidir contigo!
Mañana pasaré por tu tierra camino de Córdoba. Te mandaré un beso desde la carretera y otro, ahora, desde aquí :-)

 
At 10:45 a. m., Blogger lavelablanca said...

¡Cómo me abruma asomarme a tu bitácora! ¡Hay tantos libros que no he leído!

Gracias por traerlos.

 
At 10:59 a. m., Blogger Isabel said...

Lavelablanca :-(
No quiero abrumar...
Yo también tengo esa sensación de tantos libros por leer, bueno tenía. Ahora me conformo con disfrutar de los que voy leyendo :-))
Un fuerte abrazo (para quitar el "abrume")

 

Publicar un comentario

<< Home