15 marzo, 2010

A veces, un simple hecho desencadena una cadena de sucesos desafortunados.
A veces, una gota colma un vaso que ya estaba a punto de desbordarse y un leve golpe de viento provoca el desmoronamiento de una casa agrietada por el paso de los años.
Un cristal se hace añicos sólo con tocarlo, un árbol -viejo y cansado-se derrumba bajo el leve peso del agua de la lluvia.
Las tierras se ponen en barbecho para que recuperen las fuerzas perdidas con las siembras anuales.
Las barcas se amarran en el puerto para protegerlas de los temporales.
A veces nada se puede hacer más que esperar tiempos mejores, épocas de bonanza, vientos favorables.
También nosotros somos: vasos, casas, cristal, árbol, tierra y barca.
Pronto llegará la primavera.

Etiquetas:

3 Comments:

At 2:26 p. m., Blogger lourdes said...

Sí, pronto llegará la primavera (los pájaros cantan, las nubes se levantan ...).
Y también llega la Astenia. ¡Cuidadito con ella!
Hay que procurar mantenerla a raya.

 
At 10:10 p. m., Anonymous Anónimo said...

qué ganas de primavera....
dicho así....parece Lourdes que llega "la señá Astenia"....me has hecho gracia:)
¡¡a cuidarse tocan!!
Un beso, Rosa

 
At 6:26 p. m., Anonymous Anónimo said...

La naturaleza es sabia y cíclica,
!gracias a dios!
beso y achuchón
Mariluz

 

Publicar un comentario

<< Home