06 enero, 2010

Día de Reyes

Hubo otro tiempo...

Tiempo para un día como hoy, en el que nos deslizábamos por una ladera, cuesta abajo en una bicicleta sin frenos.
O machacábamos las hojas de las moreras en minúsculos platitos de lata con flores pintadas.
Eran tiempos de aullidos de lobos en las sierras y sol radiante en el frío de la mañana.
Los muñecos cambiaban de traje cada año y una goma de borrar hacía desaparecer los estragos de los días en sus rostros de caucho.
Eran tiempos de canciones junto a la lumbre, de churros de manga y hojalata, de cordeles y cencerros al atardecer.
De corderitos recién nacidos, de biberones de vidrio y de olor a humo y a barro.

Un rompecabezas con una maceta de geranios, un cochecito de capota, un diábolo con los colores del arcoiris.
Un juego de parejas de animales, una cubertería de lata, una cocinita de plástico duro y el cine Exin con películas de Disney.

Eran tiempos de mejillas como manzanas, de coderas en los jerseys y desayunos con chocolate y buñuelos.
No había casi nada y lo teníamos todo: un patio para los juegos, eucaliptos y encinas para las aventuras, el horizonte para los sueños y un cenador de cristales para las noches estrelladas.
El Romancero gitano, la ópera italiana y romances y leyendas antes de dormir.

No sabíamos que había otra vida más allá de las lindes, excepto aquella casa misteriosa rodeada de lilas que se divisaba a lo lejos y las luces de una ciudad romana en la que vivía el médico y que se tragaba misteriosamente a nuestros padres cada cierto tiempo.
Una enorme radio nos fascinaba con sonidos lejanos que retumbaban entre el eco y el viento.
Eran días de matanza, de fascinación, de miedos, de libertad, de frío, de juegos, de cantos, de arrullos, de risas...

Hubo otro tiempo. Para un día como hoy.



Óleo: Felipe Garzo

Etiquetas:

3 Comments:

At 6:12 p. m., Blogger Club de lectura de la Biblioteca Torrente Ballester said...

Que facil es, contigo, viajar en el tiempo. Recuerdo con añoranza las Noches de Reyes ya pasadas. Noches de sueños, inocencia y magia. Noches frias de escarcha y luna rasa, noches " de la luna, luna "......de la luna de nuestra infancia.
Abrazo fuerte / Rosi.

 
At 6:58 p. m., Blogger lavelablanca said...

Hay un tiempo, lejos de las carrozas, en el que viene la nieve, cumplimos años, sale y se esconde la luna, y aparecen los Reyes y las Reinas.

Feliz Década.

 
At 9:57 a. m., Blogger Isabel said...

Noches mágicas Rosi :) Un beso muy fuerte.

Y qué nieve!!! ;)
Feliz década también para ti lavelablanca.

 

Publicar un comentario

<< Home