30 enero, 2008

Huellas


Pregunta Pedro, en su último disco, "Vidas":

¿cuántas cosas dejan huellas?
¿cuántas cosas se recuerdan?
¿cuántas brillan en el tiempo aunque no están?
¿cuántos rastros? ¿cuántas cosas?
¿cuánto al fin es lo que importa?
¿qué momento en la vejez te abrigara?

Buenas preguntas que muchas veces nos hacemos.
Que en momentos nos hacemos.

Dejamos que se contesten y nos sorprenden. No fueron los grandes momentos, que pensamos nos dejarían huellas profundas, aquellos que acuden rapidamente a nuestra mente, a nuestro corazón, sino pequeños momentos, imágenes sueltas, aquel día junto a un río de montaña, la luna sobre los días mágicos de nuestra niñez, aquella sonrisa ancha, una palabra en un lugar, los olores cercanos, la mano amiga, aquel horizonte, el sabor de algunas cosas, la calidez de un abrazo, tu hijo sobre tu pecho, las últimas palabras de tu padre, aquel viaje del que sólo guardas instantáneas fugaces...

Cada uno sus cosas. Cada uno sus recuerdos. Las huellas de un viaje que hicimos, a veces acompañados, a veces solos. Las huellas de nuestra vida.

Etiquetas:

3 Comments:

At 8:08 p. m., Anonymous Rosa said...

Cuánta razón tienes, momentos, pequeños recuerdos, detalles, un acanción, la lectura apasionada de un libro apasionante, una mirada, un guiño, una sonrisa...hace que sigamos en pie.

 
At 9:16 p. m., Anonymous Anónimo said...

Los grandes momentos se viven. Los pequeños,se recuerdan.
Yo me acuerdo de ti. Estás en is recuerdos. Formas parte de mis huellas.

 
At 10:17 p. m., Anonymous Cristina said...

Cada vez estoy más convencida de que son esas pequeñas cosas las que nos hacen felices: una mirada, una caricia en el momento justo, una sonrisa, un aroma, un paisaje, un cuadro, una poesía, un libro...

Disfrutemos de esas huellas...

Un abrazo.

 

Publicar un comentario

<< Home