28 febrero, 2011

Cansancio


A veces una se siente invadida por un infinito cansancio.

Cansancio de las noticias con las que te despierta la radio, en las que parece no haber esperanzas de construir un mundo mejor.
Cansancio de promesas y corrupciones, de estar gobernados por seres ignorantes, egoístas y absurdos. Personas con tal ansia de poder que no ven más allá de sus narices y a los que preocupa poco el futuro de los seres que habitamos este planeta, tan cansado también, a veces.

Cansancio de lo vivido y sentido, de las ilusiones que se fueron quedando en el camino, de las promesas que nunca se cumplieron, de la luna creciendo y decreciendo, incansable, en el devenir de los días, del invierno largo, de la primavera perezosa, del cortísimo verano y del ya,casi, inexistente otoño.

Cansancio de las apuestas que hicimos, de las cosas y las gentes en las que creímos, de lo que entregamos con tanta ilusión y tantas fuerzas y que con el tiempo se nos antoja tan perecedero e inútil.
También cansada de las palabras, de las pasiones en las que pusimos la vida, de los asaltos a traición de los recuerdos y de las persistentes y engañosas nostalgias.

Cansada de afrontar cada día un trabajo en el que cada vez te sientes más extraña, de acometer proyectos en los que cada vez te sientes más sola, de seguir luchando por lo que antes te parecía que merecía toda tu lucha y que cada vez se aleja más de tus principios.

A veces una siente que ha dejado de ser la que era. Que el tiempo y el desengaño, que las frustraciones y el dolor, y las pérdidas y las nieblas te han obligado a pasar a través del espejo y que has perdido el reflejo y la esencia en los que te mirabas y reconocías.

Son esos días en los que casi nada puede consolarte. 
Pero eso sucede -espero-sólo a veces.

 

Etiquetas:

5 Comments:

At 7:13 p. m., Anonymous Anónimo said...

Ufff Isabel, acabas de describir perfectamente mi estado de ánimo, aunque hace mucho tiempo que ni nos vemos, ni charlamos,... debe ser el frío invierno, la pérdida de seres queridos,... no se, pero la desilusión me invade por completo. A ver si es cierto y sólo ocurre a veces,... eso significa que se me pasará.

Saludos.ESTHER.

 
At 7:28 a. m., Blogger Á.V. said...

Ánimo, Isabel. Somos muchos los cansados (mal de muchos...) y, además, la primavera está a un paso. Y, con ella, la luz y el calorcito. Besos.

 
At 10:16 a. m., Blogger Isabel said...

Como dice Álvaro: "mal de muchos". Pasará, seguro, Esther. Todo acaba pasando.
Gracias a los dos por vuestro comentario y por tus ánimos, Álvaro.

 
At 12:12 p. m., Blogger lavelablanca said...

Buen día, Isabel.

Esta temporada dispongo de menos tiempo para visitarte. Llego con las blancas flores de los almendros (de Madrid) en los ojos. Con alguna lágrima resbalando de ellos. Con la serena dulzura de la turbulenta noche calmada.

Seguro que a ti -al igual que a Esther- os gustará el paseo en esta barquichuela de vela.

Un abrazo. Ignacio.

 
At 2:08 p. m., Blogger Isabel said...

Gracias Ignacio.
Disfruta de Madrid y de los almendros.
¿Hay almendros en Madrid?
Un abrazo

 

Publicar un comentario

<< Home