23 febrero, 2009

Para ser justos


Leo en el HOY de Badajoz, una carta al director escrita por mi primo Joaquín López-Alegría.
Sé que lleva tiempo reivindicando un poco de justicia para la memoria de su abuelo Eladio, primer alcalde democrático de la ciudad de Badajoz durante la República, fusilado el 16 de septiembre de 1936 por las tropas de Franco.
El único delito de Eladio López-Alegría fue ser elegido, en elecciones democráticas, y representar al Partido de la República. Según todas las fuentes de la época y la memoria de los que aún viven, era un hombre bueno de conducta intachable. Pero ser republicano era todo un "delito" en esos momentos por lo que se le aplica la pena mayor, la muerte.
Hace poco, se le hizo un gran homenaje al astronauta Miguel López-Alegría (nieto también de Eladio), durante el cual se puso su nombre a un parque de Badajoz.
Está muy bien sentirse orgulloso de alguien que, cómo él, ha conseguido tantos logros y ha llevado el nombre de la ciudad tan lejos, pero no es justo olvidar -teniendo en cuenta que todos los alcaldes no republicanos de Badajoz tienen una calle-, a aquellos dos alcaldes republicanos que un día dieron su vida por sus ideas.
Los pacenses tenemos una deuda con eladio López-Alegría y con Juan A. Rodríguez Machín.
Para ser justos.
Si ampliáis la imagen podéis leer el texto completo que apareció ayer en el periódico extremeño.

Etiquetas: ,

1 Comments:

At 1:30 p. m., Anonymous Anónimo said...

Es tremendo la memoria historica solo interesa a los allegados y amigos los alcaldes fusilados solo se aproximan los politicos de hoy si hay una foto para la prensa. Hoy es miercoles dia 25 de feb.y me produce una gran decepcion ver que no hay n ingun comentario referente a este tema Las naciones que no tiene memoria estan condenadas a repetir los mismo errores del pasado

 

Publicar un comentario

<< Home