01 julio, 2005

Comienzos

Una entra dentro de un blog como cuando, de adolescente, entraba en una librería a comprar un cuaderno cuadriculado de espiral. El olor del papel nuevo, el blanco de aquellas páginas, llegar a casa con él, dispuesta a llenarlo con los mejores y peores momentos de cada día... entonces se llamaba diario y era secreto, personal, intimista y confidente.
Esto del blog, como muchas de las cosas de esta otra época, tiene algo de exhibicionismo o voyerismo (cuando espiamos a los otros/as a través de sus escritos). Nos permite meternos de soslayo en la vida de los otros, conocer que les inquieta, que les seduce, que les enfada o que les llena de placer. Me recuerdan, en cierta medida, a aquella ventana indiscreta de Hitchcock tan abierta a la curiosidad.
Hoy, desde esta pequeña ventana me lleno de miradas indiscretas que intentaré, de forma sistemática y ordenada- o no- recoger cada día. Miradas sobre las lecturas que hago y me seducen o no, sobre la música que escucho, las películas que veo, los viajes que hago... Por si le sirven a alguien - o no-

Etiquetas:

1 Comments:

At 5:29 p. m., Anonymous elbucaro said...

Me encanta tu blog, hacer este voyeurismo del que hablas de las letras ajenas, me he hecho un buen recorrido por él y me gusta porque habla de una persona, cosa siempre interesante, y de las letras que por un lado u otro la envuelven. Un besote.

 

Publicar un comentario

<< Home